Para avanzar en el tema laboral y buscar soluciones que mejoren las condiciones y rendimiento del trabajo, tanto a favor de la empresa, como a favor del trabajador, es necesario, conocer, estudiar y admitir la realidad.

               Como preámbulo, vemos, que si el dinero está mal repartido, que lo está, el trabajo está peor repartido.

               De momento los tipos que analizamos, son los siguientes:

 

                A. Trabajadores que muy bien preparados, han estado toda su vida trabajando con tesón, profesionalidad y honradez, y han estado muy bien considerados en su empresa, y han sido correspondidos con un sueldo o un sueldo más regalos y ayudas. Otros, no han tenido la misma suerte, y se han encontrado con empresas o empresarios que no han reconocido su valía y dedicación. Este tipo de trabajadores, aún sin contrato, no teme por su continuidad porque sabe que es muy importante para la empresa. Cuando la situación económica es buena, este tipo de trabajadores, puede cambiar de empresa con facilidad, si está en una empresa que no le valora lo suficiente, o sea, no tiene graves problemas. Cuando la situación es la que es, porque los políticos han arrasado con las empresas, es cuando se empiezan a producir los problemas. En este caso, si seguimos analizando, vemos que en un período de bonanza económica, estos trabajadores se pueden defender, cambiando de empresa. 

                  En el polo opuesto:

 

                B. Trabajadores muy mal preparados, y trabajando lo menos posible, según las circunstancias de su puesto de trabajo. Muchos de estos trabajadores han estado cobrando de más, con cargo a lo que han pagado de menos a los mejores trabajadores. Incluso trabajadores que han hundido la empresa, y se han montado otra con la "indemnización" por despido, que el sistema obliga a pagar a la empresa. Y se llevan clientes, copian todo, etc..

 

                 Y entre ambos tipos, gran variedad, que iremos analizando en lo sucesivo.

 

                  Estos dos ejemplos, ya nos dicen que es imposible hablar de los trabajadores sin considerar las enormes diferencias entre unos y otros. Esto es un daño irreparable a los mejores trabajadores. Los sindicatos de clase, perjudican, en gran número de casos, a los mejores trabajadores, y defienden en gran número de casos a los peores trabajadores. Por eso nosotros definimos al TRABAJADOR, como al que trabaja, con como la persona que está dado de alta en una empresa.

Obviamente, estamos haciendo una simplificación, pues entre unos y otros, hay una interminable variedad. En este caso, nosotros introducimos la calificación de trabajadores 100, trabajadores 90..............trabajadores 30, en función del porcentaje de trabajo que efectúan del total posible. 

                 Nuestra intención irrenunciable, es tratar de evitar en la medida de lo posible, las tremendas injusticias que se han producido siempre, en el mundo laboral. Desafortunadamente, hay  sindicatos, que aunque inicialmente han sido eficaces defendiendo muchas injusticias, en la actualidad, y sobre todo en España, por distintas circunstancias. Se siguen produciendo injusticias en la actualidad, pero las razones son en muchos casos, radicalmente distintas, necesitando otro tipo de Sindicatos, modernos, objetivos, y que contemplen la realidad actual del mundo laboral, que es muy distinta que hace 60 años, por ejemplo.

                 Como este es un tema clave en el mundo sindical, le iremos dedicando el tiempo necesario para avanzar y lograr lo antes posible, el aumento del bienestar de los trabajadores.

                 Para avanzar también es necesario analizar que existen trabajadores que roban a la empresa, y empresas que roban a los trabajadores. No debemos mirar para otro lado, sino admitir la realidad

 

                  Y los gobiernos que padecemos, no hacen nada para evitar las injusticias, y dar un trato distinto a los distintos trabajadores. Porque no saben, y porque no quieren.

 

(continuará en breve).........